apresto001019.jpg apresto002014.jpg apresto002014.jpg apresto010002.jpg apresto010004.jpg apresto001017.jpg apresto001014.jpg
SALINAS
Alberto Pizarro, 03 de junio de 2011
Poeta y catedrático de Literatura de La Universidad de La Laguna.

Bajo el mundo de estos cuadros aquí expuestos, se esconde la historia de la sal. Muchos la admiraron y maldijeron. Castigo divino como el infringido a la mujer de Lot, o las fabulosas minas de Toudeni, que aprovisionaron durante muchos siglos al comercio de Tombuctú, donde un esclavo negro valía una placa de sal, de ahí salario.

Su blancura ha estado siempre presente en el origen de las civilizaciones. Materia tan misteriosa, ansiada con vehemencia por los alquimistas, que llegaron a considerarla el quinto elemento. La llave que unía el universo con nuestras vidas.

Pero no es de historia de la sal de lo que se viene aquí a hablar. Más bien tengámosla presente como principio de vida.

No hace mucho tiempo, un grupo de artistas de la Facultad de Bellas Artes del País Vasco tuvo la idea de un proyecto que sirviera de investigación como procesos artísticos interdisciplinares. Las tecnologías de la información y comunicación (en este caso artística) se pusieron en marcha, surgieron citas entre Bilbao-Palermo, Añana (Vitoria) Trapani (Sicilia) dando como resultado la exposición “Paisaje de Sal”. Otro colectivo de artistas, bajo el título “Interferencias” recoge una muestra de lo que llaman “La sal y el arte en Ibiza -Islas Baleares-“.

En este caso, el grupo formado por artistas canarios, muestra sus cuadros bajo la denominación “Salinas”. Cuadros de gran formato, que oscilan entre la abstracción y la figuración, en ese ambiguo espacio que separa la realidad de su percepción.

Volveremos sobre este punto.

La serie de cuadros que se nos ofrece, compone una armonía en la que se despliegan distintas maneras de relacionar figura y paisaje, línea y color, y en la que dialogan los modos en que la pintura cae, se extiende y mancha el lienzo para ofrecernos esas formas que argumentan el ser de la pintura.

Y aquí quería llegar. Porque estos artistas, sin ponerse de acuerdo, tienen sus diversas maneras de enfocar una realidad tan común como es la sal.

En las islas encontramos un amplio abanico de tipologías y constructivas salineras, porque el hecho insular condicionó el que dentro de este marco, cada isla tuviera una versión propia sobre su producción y forma de recolección.

Pues bien; en este ambiente, también cada uno de los artistas que nos ocupa tiene su forma íntima de observar los “cocederos” de las salinas. Puede que no consista en otra cosa el primer impulso de cualquiera de ellos que solemos llamar, de forma tan descarada como ambigua, “realistas”, sólo porque utilizan como tema lo que creemos que es “lo observable”.

Reproducir cierta imagen, más bien soñada de lo “real”, es el propósito principal de estos pintores, que están convencidos de sus lealtades a la técnica pictórica pero que marcan sus diferencias. Aunque es el poder de evocación de la imagen figurativa y su síntesis pictórica, el reto que abordan.

Pero ¿cuáles son sus diferencias? Hemos dejado claro que estos artistas oscilan “siempre entrecomillas” entre la abstracción y la figuración.

Lorenzo Padrón: opta por la figuración. Tan suntuosas como mínimas en sus recursos, en sus luminosas barcas imprime el especial aliento de lo intemporal, queriendo llegar a la gran pintura, confundiéndola con la fotografía. Ya Delacroix dijo: “cómo lamento que una invención tan maravillosa haya llegado tan tarde... en lo que a mí se refiere”.

En el caso de Roberto Batista, Gloria Díaz y Pedro Raidel, sus obras planean en torno a la expresión de las formas puras y sus reflejos simbólicos. La fotografía no es más que un “skerzo”, la música que nos puede dejar la artificialidad, eso que dicen los trabajadores de los “salineros”, “el terreno lo dice” y el pintor también, porque el “neoconceptualismo” crea escenarios en los que se reta al observador a descifrar las leves discrepancias entre planos pictóricos aparentemente repetidos.

Pero vayamos a la línea que señala la división. Entre unos lienzos acrílicos y otros de óleos hay un reto diferente. Silvia Ramos consciente o inconscientemente, tal como creían los surrealistas, nos presenta un mundo distinto. Distinto en cuanto a su forma, no en cuanto al principio del concepto “salinas” que nos trae.

No hace mucho tiempo, se descubrió una bacteria “halófila” (literalmente: que ama a la sal), aislada de un lago alcalino; las “arqueas”, palabra científica donde las haya, no son otra cosa que la vida. Concepto muy propio de Silvia Ramos, siempre pendiente en sus obras de formas de vida, aunque sean microscópicas, para realizar sus trabajos. Digo esto porque vuelvo a repetir que consciente o inconscientemente, se nos dan mundos paralelos a la realidad entre todos los artistas. Silvia Ramos ha ido al microorganismo, vuelvo a insistir consciente o inconscientemente, porque se sabe que los microorganismos halófilos extremos se conocían desde el siglo pasado como el mal rojo del bacalao y Silvia Ramos nos propone, entre abstracción y realidad la existencia de vida de los arqueas halófilos.

Podría seguir hablando, por separado, sobre cada uno de estos artistas: la fotografía de Lorenzo Padrón, los callaos lisos y satinosos de Pedro Raidel, el mundo mágico y azulado de Roberto Batista, el casimundo fotográfico-mínimo de Gloria Díaz, la sal primigenia y como origen de la vida –hoy tan discutido- que nos ofrece Silvia Ramos y todos ellos con esos colores tan de vida que hoy necesitamos...

Sirvan estas palabras, como tantas veces he dicho, para el espectador, pero lo que hay entre un cuadro y la mirada de su observador, no es otra cosa que una comunicación; comunión en la que he pretendido juntar lo puramente observable con la abstracción del ojo.
Todas las imágenes, logos, textos, gráficos y derechos reservados por APRESTO COLECTIVO DE ARTE. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento. - Desarrollado por: docemasuna.com y actualizado por: p4p4c0n@hotmail.com